One Radio 107.3

post-header
Infobae

La situación de Vladimir Putin parece cada vez más desesperada

El jefe de estado ruso, Vladimir Putin, durante su mensaje televisado en el cual amenazó con armas nucleares a Europa (Reuters)

¿Piensa Rusia declarar una guerra formal a Ucrania y movilizar plenamente sus reservas? “De momento, no”, insistió Dmitry Peskov, el escurridizo portavoz del Kremlin, el 13 de septiembre, días después de que el ejército ruso fuera derrotado en la provincia de Kharkiv. “No hay ninguna discusión al respecto”. Sin embargo, en un discurso televisado a la nación, apenas una semana después, Vladimir Putin, presidente de Rusia, declaró una movilización parcial de rusos con experiencia militar. Sergei Shoigu, su ministro de Defensa, dijo que la orden, que entró en vigor inmediatamente, se extendería a 300.000 reservistas.

La medida se había adelantado un día antes cuando la Duma, el parlamento ruso, modificó el código penal del país para endurecer las penas a los soldados que se rindan, saqueen o desobedezcan órdenes. La nueva ley especifica como condiciones agravantes “la movilización, la ley marcial y los tiempos de guerra”. Aumenta las penas para los soldados que abandonen sus unidades durante esos periodos, y establece nuevos castigos para los reservistas que no respondan a una convocatoria. Evidentemente, la ley se modificó en previsión de la declaración de Putin.

El Sr. Putin ha declarado que su asalto a Ucrania es una “operación militar especial”. Cualquier ruso ordinario que la califique de guerra se arriesga a pasar años en prisión. Sin una declaración formal de guerra, el Sr. Putin no puede mantener legalmente a los reclutas en el ejército más allá de su período de servicio o enviarlos a Ucrania (a menos que tengan cuatro meses de entrenamiento). El resultado ha sido un grave déficit de personal, que ha obligado al ejército ruso a recurrir a mercenarios, prisioneros y reclutas de los territorios ucranianos ocupados.

El mismo día de esta señal legislativa, los funcionarios de las Repúblicas Populares de Luhansk y Donetsk (LNR y DNR), un par de regímenes títeres rusos en la región oriental ucraniana de Donbás, dijeron que planeaban celebrar referendos entre el 23 y el 27 de septiembre sobre la adhesión a Rusia. Los funcionarios de Kherson y Zaporizhia, otro par de provincias ocupadas en el sur, dijeron que harían lo mismo.

En otras palabras, están planeando encuestas amañadas para permitir que Rusia se anexione más territorio ucraniano de forma ilegal. Rusia reconoció las dos repúblicas del Donbás como estados independientes días antes de lanzar su guerra en febrero. En ese momento, Sergei Naryshkin, el jefe de la SVR, la agencia de inteligencia exterior rusa, dijo que estaba a favor de la anexión de ambos territorios. El Kremlin se abstuvo de dar ese paso; de hecho, Naryshkin fue reprendido públicamente por su sugerencia. Pero en su discurso televisado, Putin expresó su apoyo a las cuatro votaciones falsas. “No tenemos ningún derecho moral a entregar a personas cercanas a nosotros para que sean despedazadas por verdugos”, dijo. “No podemos sino responder a su sincero deseo de determinar su propio destino”.

En cierto sentido, los referendos carecerían en gran medida de sentido. En Zaporizhia, Rusia ni siquiera controla la capital de la provincia. Aunque ocupa la mayor parte de la provincia de Luhansk -por ahora-, sólo ocupa una parte de Donetsk. Además, la ofensiva ucraniana en Kharkiv ha debilitado gravemente la posición militar de Rusia en esta región. La pérdida de Izyum, un centro de transporte y una base, dificulta el avance del ejército ruso hacia Donetsk. También amenaza sus posiciones en Luhansk. El 19 de septiembre, el ejército ucraniano capturó Bilohorivka en Luhansk, que se encuentra entre 15 y 20 km al oeste de Lisychansk y Severodonetsk, ciudades de la provincia que Rusia capturó, a gran coste y con considerable fanfarria, en el verano.

Uno de los objetivos de la celebración de los referendos podría ser contener estos avances ucranianos. Si Rusia se anexionara formalmente la LNR y la DNR, el Kremlin podría alegar, falsamente, que las ofensivas ucranianas en esas zonas eran ataques en suelo ruso. Eso subiría la apuesta. En una referencia apenas disimulada al arsenal nuclear de Rusia, Putin dijo que “cuando la integridad territorial de nuestro país se vea amenazada, para proteger a Rusia y a nuestro pueblo, utilizaremos sin duda todos los medios a nuestro alcance”, y añadió que “no es un bluff”.

Algunos han señalado una comparación con Crimea. La península fue anexionada ilegalmente por Rusia en 2014 tras un referéndum igualmente falso. Funcionarios rusos han emitido desde entonces advertencias ominosas de que un esfuerzo ucraniano por reconquistarla representaría una grave escalada. “Cualquier intento de invadir Crimea es una declaración de guerra contra nuestro país”, dijo en verano Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia y ex presidente del país. “El día del juicio final llegará [entonces] muy rápido y duro”.

Los funcionarios occidentales están preocupados por la perspectiva de una escalada en caso de que las líneas del frente ruso en el sur se derrumben, permitiendo un asalto terrestre ucraniano a Crimea. El objetivo de Putin podría ser suscitar los mismos temores en el este, quizás invitando a la presión occidental sobre Ucrania -dependiente como es de las armas y municiones estadounidenses y europeas- para que modere sus ataques. Esa estrategia tendría como objetivo capitalizar las preocupaciones occidentales de que Rusia pueda utilizar un arma nuclear, algo que Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, advirtió públicamente el 18 de septiembre.

La anexión podría tener también ventajas más prosaicas. En su discurso, Shoigu insistió en que no se enviarían reclutas a Ucrania. Pero si grandes franjas de territorio se convirtieran, mediante argucias legales, en Rusia, a los ojos de la ley rusa, entonces los reclutas podrían presumiblemente ser enviados a Kherson, Zaporizhia y Donbas si las circunstancias militares lo exigieran.

Sin embargo, ni la movilización ni la anexión resolverán los problemas de Putin. Una movilización nacional completa sería terriblemente impopular en Rusia. Aunque la guerra ha sido un desastre, la mayoría de los rusos se han librado de sus peores efectos. El espectro del reclutamiento de jóvenes y la movilización de reservistas corre el riesgo de provocar una ira generalizada contra el régimen de Putin, al tiempo que ofrece poca ayuda a corto plazo en el campo de batalla. No hay una forma sencilla de entrenar, equipar y encontrar oficiales para un nuevo y vasto ejército. El proceso probablemente duraría más de un año. Mientras tanto, el coste de los vuelos desde Moscú a refugios como Estambul y Ereván se ha disparado, presumiblemente porque los reservistas buscan una forma de huir.

La anexión también está llena de peligros. Comprometería a Putin a mantener financiera y políticamente una región desgarrada por la guerra bajo el riesgo perpetuo de ser atacada por un ejército ucraniano que probablemente será armado por Occidente durante años. También le obligaría a intentar tomar la gran parte de Donetsk que actualmente está en manos de Ucrania, una tarea que parece estar muy por encima de las asediadas fuerzas armadas rusas, que han pasado los últimos meses lanzando costosos asaltos frontales contra las posiciones ucranianas allí.

Las amenazas nucleares de Putin tampoco son del todo creíbles. La doctrina nuclear publicada por Rusia permite el uso de armas nucleares contra amenazas convencionales al territorio ruso, pero sólo “cuando la propia existencia del Estado esté amenazada”, un listón muy alto que Putin pareció ignorar en sus amenazas televisadas. El ejército ucraniano ha estado lanzando misiles y realizando incursiones contra Crimea e instalaciones en Rusia a lo largo de la guerra, con poca respuesta dramática.

Aun así, los nacionalistas rusos, que se han quejado durante meses de que Putin no ha librado una guerra lo suficientemente salvaje y comprometida, están aplaudiendo los últimos movimientos. “Estas acciones son la prueba del liderazgo de la Federación Rusa, sin embargo… ha llegado a comprender la naturaleza ‘total’… de la guerra en la llamada ‘Ucrania’”, escribió Igor Girkin, un incendiario ex-comandante ruso en Donbás, el 20 de septiembre. El Sr. Putin, dijo, “se está preparando para luchar ‘de verdad’”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

SEGUIR LEYENDO:

Cuál será el próximo paso del ejército de Ucrania

La guerra de Vladimir Putin está fracasando: Occidente debería ayudarla a fracasar más rápido

Previous post
Next post
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Generated by Feedzy