One Radio 107.3

post-header
Infobae

Primera gran tentativa de salto de frontera española desde deshielo Madrid-Rabat

Unos 2.000 emigrantes intentaron cruzar la frontera española con Marruecos en Melilla, consiguiéndolo algo más de un centenar, informó la Delegación del Gobierno, sobre el primer gran intento de este tipo desde la normalización de las relaciones entre España y Marruecos.

“Cerca de 2.000 migrantes” iniciaron “una aproximación hacia Melilla hoy a las 06H40 horas”, informó un portavoz de la prefectura.

Dos horas más tarde, “un grupo de más de 500 subsaharianos, tras romper con una cizalla la puerta de acceso del puesto de control fronterizo”, iniciaron la entrada en la ciudad, pero finalmente lo consiguieron “130 migrantes subsaharianos. Todos ellos varones”, añadió.

Inicialmente las autoridades habían informado que el grupo de la intentona lo constituían unos 400 inmigrantes.

La delegación hizo hincapié en que el salto se produjo “a pesar del amplio dispositivo de las Fuerzas marroquíes, que han colaborado activamente y de forma coordinada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” español.

Omar Naji, de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) explicó a la AFP que el jueves por la noche hubo “enfrentamientos entre emigrantes y fuerzas del orden” en el lado marroquí de la frontera, y el Hospital Hassani de Nador, cerca de Melilla, confirmó que “varios” policías marroquíes fueron ingresados, al igual que algunos emigrantes.

Los últimos intentos de penetración masiva en España por uno de sus enclaves norafricanos (Ceuta y Melilla), fueron a principios de marzo, antes del deshielo de las relaciones hispano-marroquíes.

La crisis diplomática entre ambos países se desató después de que España acogiera en abril de 2021 al jefe de los independentistas saharauis del Frente Polisario, Brahim Ghali, para tratarse de covid-19 en un hospital del país.

Marruecos reivindica el Sáhara Occidental, una antigua colonia española, y la crisis diplomática se cerró cuando España abandonó su neutralidad histórica entre independentistas saharauis y Rabat, para respaldar el plan marroquí para el territorio, consistente en dotarlo de autonomía.

Este cambio de postura le valió numerosas críticas al gobierno del presidente socialista Pedro Sánchez, y varias voces de la oposición lo interpretaron como una concesión a Rabat para que frenara la llegada de inmigrantes.

El punto álgido de la crisis hispano-marroquí se dio en mayo de 2021, cuando, aprovechando que las autoridades marroquíes habían relajado los controles, unos 10.000 inmigrantes entraron en Ceuta.

– La inmigración como “arma de presión” –

A pesar de que Madrid y Rabat han arreglado sus relaciones, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, avisó en junio que “España no va a tolerar la instrumentalización de la tragedia de la inmigración irregular como arma de presión”.

La mejora de las relaciones con Marruecos, plataforma de salida de la mayoría de los inmigrantes irregulares que llegan a las costas españolas, provocó un descenso de las llegadas.

Así, la cantidad de emigrantes que arribaron en abril a las costas del archipiélago español de Canarias, primer mes de la vuelta a la normalidad bilateral, fue ya un 70% menor que en febrero, según datos del ministerio de Interior español.

Madrid, que será sede de la cumbre de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) la semana que viene, del 28 al 30 de junio, abordará con sus aliados el tema de la emigración irregular como instrumento de presión entre países, como “amenaza híbrida”, no convencional.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, explicó esta semana que la demanda española de que la OTAN aborde las amenazas de su flanco sur, durante la cumbre de Madrid, no debería inquietar a sus vecinos meridionales.

“Nadie puede sentirse directamente observado o señalado. No va contra ningún país, sino allá donde se den” esas amenazas, dijo Albares a la prensa.

En cualquier caso, la normalización de las relaciones entre Rabat y Madrid permitió la reapertura en mayo de los pasos fronterizos entre Marruecos y Ceuta y Melilla. La reapertura estuvo precedida de una visita de Sánchez a Rabat.

Ceuta y Melilla constituyen las dos únicas fronteras terrestres entre la UE y el continente africano, y miles y miles de emigrantes subsaharianos sueñan con alcanzarlas como primer paso para su instalación en Europa.

isb-mig-al/mg/pc

Previous post
Next post
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.