One Radio 107.3

post-header
Infobae

Erdogan recibe al príncipe saudí para recomponer las relaciones políticas y económicas entre ambos países

Ankara, 22 jun. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recibe hoy al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, al que vinculó indirectamente con el asesinato de un periodista en 2018, en un nuevo acercamiento entre los dos países marcado por las inversiones saudíes en la maltrecha economía turca.

El príncipe, que encabeza una numerosa delegación política y económica, tendrá primero un encuentro privado con Erdogan en Ankara.

Luego se celebrará una reunión de ministros, expertos y empresarios de los dos países, con una agenda marcadamente económica.

Turquía lleva meses arrastrando dificultades económicas, debido a la fuerte depreciación de la lira y a una inflación que excede ya el 70 %.

En ese contexto, las esperadas multimillonarias inversiones saudíes podrían tener un efecto positivo, importante para Erdogan de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias de junio de 2023.

La emisora estatal TRT informa de que se van a firmar acuerdos en sectores como el turismo, la sanidad y la industria militar, y de que los dos líderes tratarán también asuntos regionales e internacionales.

La visita ha sido duramente criticada por la oposición, que acusa a Erdogan de actuar por dinero en contra del honor y los intereses del país.

El Gobierno y la Justicia turca actuaron duramente tras el asesinato en octubre de 2018 de Jamal Khashoggi, un periodista saudí muy crítico con el príncipe heredero, en las dependencias del consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Erdogan afirmó en su día que estaba seguro que el rey Salmán bin Abdulaziz, padre de Mohamed bin Salmán, no tuvo nada que ver con el crimen, pero sí que “la orden de matar a Khashoggi vino de los niveles más altos del Gobierno saudí”, en una referencia al príncipe.

La Justicia turca inició un juicio en ausencia contra 26 ciudadanos saudíes, hasta que a principios del pasado abril se cerró el caso, poniendo fin a una de las principales investigaciones para condenar a los culpables.

La relación entre Turquía y Arabia Saudí quedó agrietada por el apoyo de Erdogan a los movimientos pro democráticos de la llamada primavera árabe entre 2010 y 2012, a Catar y al movimiento de los Hermanos Musulmanes, pero tocó fondo con el caso Khashoggi.

Tras el cierre del proceso judicial a principios del pasado abril, Erdogan se reunió el pasado abril en Riad con el rey y el príncipe.

Además del interés en recibir una inyección económica, varios analistas ven en este giro de Erdogan un mensaje a Estados Unidos de que Turquía quiere recomponer las relaciones con los aliados de Washington en el Golfo Pérsico

Previous post
Next post
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.