One Radio 107.3

post-header
Infobae

Documenta tapa una obra de un colectivo indonesio calificada de antisemita

Berlín, 21 jun. Los responsables de la exposición de arte vanguardista Documenta, inaugurada el domingo pasado en Kassel (centro de Alemania), han decidido tapar una obra presentada por un colectivo indonesio calificada de antisemita desde el Gobierno y la comunidad judía del país.

“El colectivo Taring Padi y la dirección artística de la Documenta hemos decidido cubrir ese trabajo y colocar una placa explicativa en ese lugar”, comunicó la dirección de la muestra, a través de su web.

El comunicado añade que los autores de esa controvertida obra “lamentan” haber herido sentimientos, defiende que Tarin Padi es un colectivo “progresista”, comprometido con el respeto “a la diversidad” y que en ningún momento quiso “representar negativamente ningún grupo étnico o pueblo”.

La decisión de la Documenta sigue al escándalo desatado desde la inauguración del llamado “Museo de los 100 Días”, la 15 edición de esa muestra internacional de arte vanguardista, que hasta el 25 de septiembre acoge esta ciudad alemana.

Participan en ella unos 1.500 artistas de todo el mundo, repartidos entre 32 puntos de Kassel y alrededores, el principal punto del cual es el museo Fridericianum, pero también los parques, otro museos, galerías y espacios exteriores.

Ya en la inauguración, el presidente del país, Franz Walter Steinmeier, expresó su crítica a esa obra y afirmó que incluso se planteó no acudir a esa muestra de arte quinquenal, de las más importantes del mundo y creada en 1955 por el Arnold Bode.

Al pronunciamiento de Steinmeier siguieron una cascada de muestras de rechazo, desde la ministra de Cultura del gobierno de Olaf Scholz, la verde Claudia Roth, al Consejo de los Judíos de Alemania y la embajada de Israel.

La controvertida obra presenta, entre otras imágenes, a un hombre con kipa, sombrero y el corte de pelo típico de los judíos ortodoxos, con los ojos inyectados de sangre y un cuchillo entre los dientes afilados.

Para Roth, esa representación implica “un lenguaje visual antisemita”, que sobrepasa, a su parecer, los “límites de la libertad del arte”.

El debate sobre el presunto antisemitismo en la presente edición de la Documenta empezaron de hecho hace unos meses, al acusarse a sus comisarios, el colectivo indonesio Ruangrupa, de invitar a organizaciones que apoyan el boicot cultural a Israel o que son abiertamente antisemitas.

El director del centro Anna Franck de Fráncfort (Alemania), Meron Mendel, se había mostrado reservado ante las críticas y había puesto solo reparos a la ausencia de artistas de Israel en la amplia representación de creadores de todo el mundo.

Otras obras presentes en la Documenta también han generado debate como la serie “Guernica Gaza” de Mohamed Al Hawarjis que establece una relación entre el bombardeo nazi a Guernica y los ataques israelíes en Gaza. EFE

gc-rz/jac

Previous post
Next post
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.